Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
22 de mayo de 2019

Recordar un deber, olvidar un pecado

02/03/19 |

Por Roberto Franco

(Colaboración)

No fue olvido, ni temor al pecado, fue solo el deseo de dejar pasar el tiempo – 30 años – para marcar las similitudes y los contrastes del pasado y el presente.

Sin dudas, marcaste un tiempo especial, lleno de integridades, en la Iglesia y en la educación continuando la obra que, por encargo de Monseñor Chalup iniciara la Madre María Leonor Morales.

Esa frase “lleno de integridades” fue la impronta que supiste insuflarle al Instituto Sedes Sapientiae lo que le valió ser reconocido por su nivel intelectual y su sapiencia a nivel nacional.

¡Cuántos egresados del Sedes cubriendo el mapa de la Patria sembraron la semilla de la probidad intelectual y sobre todo de los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia!.

Siempre promoviendo nuevas oportunidades educativas y sobre todo, abriendo el acceso a la sabiduría convocando a católicos de lo más brillante de la Argentina.

Tu idea final, la más radiante quizás, fue en una decisión ciclópea traer los Cursos de Cultura Católica al Sedes Sapientiae. Diez noches a pura cultura católica con la presencia nada menos que de Carmelo Palumbo y Cayetano Licciardo.

Pero bruscamente tu vida se apagó el 3 de marzo de 1989.

Muchas obras quedaron en el camino, los profesionales de Acción Católica desfallecieron al no asignarse un asesor acorde a las circunstancias.

¡Pero si tenía una obligación moral y de reconocimiento contigo, no dejar morir los Cursos de Cultura Católica! Para ellos no necesitaba la aprobación de las autoridades eclesiásticas.

Fueron sin dudas el último acto cultural católico que desde 1988 hasta 2003 llenaron trece noches por años a toda Doctrina de la Iglesia con una asistencia promedio de 400 asistentes.

Ya se avizoraban los cambios en la Iglesia, el progresismo fue enquistándose en las estructuras, y salvo algunas excepciones como Fortunato, Jeannot, Boxler – hasta su muerte – y los llamados curas gendarmes – porque cubren las fronteras de la diócesis – solo, con la colaboración, mientras pudo, de Celestino Toller y los queridos alumnos llevé a cabo y culminé esta obra de la Iglesia que tanto anhelabas.

Digno agradecer a Enrique Castiglioni y Chichito Lapalma, quienes desde la Corporación del Desarrollo estuvieron a mi lado. ¡Muchas gracias!

Miles de anécdotas llegan a mi mente. Recuerdo la mesa ovalada del Obispado – siempre de puertas abiertas – en la que todos los días clarificabas la mente de tus alumnos.

Aquellas brillantes alumnas que profesaban la religión judía a las que les exigiste rendir Teología IV, y que luego de respetuosos y acalorados debates aprobaron excelente el examen.

Algunos alumnos de esos tiempos, al comentarles esta idea de no olvidarle, con lágrimas en los ojos aprobaban esta iniciativa.

Fuiste un actor social, de semblante serio y severo, pero de corazón tierno y solidario, siempre presente en los aniversarios de las entidades de la ciudad, pues no es necesario ser complaciente y tibio para ser reconocido.

Ya me voy yendo, aunque tendría muchas páginas para llenar con tus recuerdos.

Galopeador contra el viento, orejano por convicción, y respetuoso y admirador de los que infunden sabiduría, anhelo que desde el lugar que Dios te tiene asignado, sepas que la homilía que me dedicaste sobre el olvido, a la muerte de mi madre, pese a los años, no cayó en el baúl de las cosas olvidadas.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Información General

Rómulo y Remo