Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
miércoles 24 de mayo de 2017

El Acuífero Guaraní es más valioso que “Vaca Muerta”

19/05/17 |  Las Naciones Unidas alerta que los recursos naturales existentes en el planeta solo alcanzarán para abastecer a todos los habitantes de la Tierra durante 30 años más, si se sigue a este ritmo de explotación. 


Cambiar el actual sistema capitalista cuya única forma de existencia es a través de un crecimiento constante de la demanda y de instarnos a comprar cosas que no necesitamos, llevará tiempo, pero por otro el cambio climático ya es una realidad entre nosotros.
Mientras tanto qué vamos hacer como ciudadanos para exigirles a nuestros legisladores, que generen leyes que protejan esos recursos mediante una explotación racional como es el caso del Acuífero Guaraní, el portador del “oro líquido”.
En el futuro el combustible en base al hidrocarburo, podrá ser reemplazado por nuevas energías o tecnologías, pero el agua dulce, aún no puede generarse en un laboratorio, sino que dependemos de ese recurso de forma natural.
El Sistema Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, fue mapeado y analizado. Pero el proyecto para su desarrollo sostenible está demorado tras concluir la primera fase, por falta de fondos de Uruguay y Paraguay socios de Argentina y Brasil en la reserva subterránea.
De los casi 1,5 miles de millones de kilómetros cúbicos de agua que hay en el planeta, sólo el 2,5% es agua dulce y el resto se podría llegar a potabilizar, pero invirtiendo en ello medios y dinero que sólo muy pocos países podrían gastar. Necesitamos de políticas regionales para proteger este recurso, elemental para la supervivencia de las próximas generaciones y de nuestro ecosistema, y es preciso que el gobierno nacional entienda que la preservación de este recurso, debe ser como uno de los principales temas en su agenda ambiental para los próximos años de su mandato.
 
  • Email
  • Imprimir
  • Aumentar
  • Disminuir
La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Otras noticias
Información General

Papa Francisco: ningún fin justifica la destrucción de embriones humanos
    La búsqueda de una cura a enfermedades tan terribles como la enfermedad de Huntington es una de las tareas más nobles que se puede realizar. Sin embargo, el Papa Francisco rechazó el uso de embriones humanos en esas investigaciones científicas, pues “ningún fin, aunque en sí mismo sea noble, puede justificar la destrucción de embriones humanos”.